Select Page
¿Qué hace un médico psiquiatra?

¿Qué hace un médico psiquiatra?

 ¿Cómo se prepara un psiquiatra?

Los psiquiatras son personas que presentaron interés por conocer de manera integral el funcionamiento normal y anormal de la mente humana, son especialistas en el área de la salud mental. Antes de ser psiquiatras estudian la carrera de Médico Cirujano, posteriormente, ingresan a un programa de entrenamiento de cuatro años. Al finalizar, pueden optar por realizar cursos de alta especialidad, subespecialidad, maestría y doctorado, los cuales pueden tener una duración de uno o varios años.

 ¿Cuál es la diferencia entre un psicólogo y un psiquiatra?

Los psicólogos estudian la licenciatura en psicología, posteriormente, se especializan en diferentes áreas, como psicología clínica, neuropsicología, psicología laboral, etc. Son los psicólogos clínicos los que brindan psicoterapia, y dentro de ésta existen muchas corrientes, desde las humanistas hasta las cognitivo conductuales y psicoanálisis, por mencionar algunos. Un psicólogo, sea cual sea su especialidad, ayudará a tener una perspectiva objetiva de los problemas y emociones que están generando malestar y con esto las personas pueden realizar cambios para mejorar su estado emocional.

Un psicólogo no puede recetar medicamentos, así como un psiquiatra que no haya completado una formación en psicoterapia no puede dar terapia. Como puedes ver, la psiquiatría y la psicología son áreas que se complementan entre sí.

¿Todos los psiquiatras son especialistas?

Si, son especialistas en el área de la salud mental, y dentro de la psiquiatría general existen subespecialidades como paidopsiquiatría (niños y adolescentes), forense, adicciones, psicogeriatría (adultos mayores), trastornos bipolares entre otros.

 ¿Los psiquiatras trabajan solos?

Un psiquiatra moderno desarrolla además habilidades para trabajar en conjunto con psicólogos, personal de enfermería, trabajo social, terapeutas ocupacionales y otros especialistas médicos. Además, tiene un abordaje holístico y receptivo a terapias alternativas complementarias al tratamiento.

¿Los psiquiatras sólo trabajan en hospitales psiquiátricos?

La práctica clínica de los psiquiatras se puede realizar en diferentes áreas y lugares, quizá la más común sea la atención de pacientes en consulta externa, hospitales generales y psiquiátricos, pero también se incluye otros campos como psiquiatría comunitaria, cultural, deportiva, del neuro- comportamiento, familiar, bioética e investigación.

¿Por qué los psiquiatras recetan medicamentos?

Gracias a los avances en las neurociencias ha quedado de lado la división de la mente y el cuerpo, lo que nos lleva a tener al día de hoy un abordaje integral a los pacientes. Por ejemplo, procesos tan complejos como el aprendizaje y la memoria requieren no sólo de una “estabilidad emocional”, sino que además son el resultado de cambios neuroquímicos en el cerebro.

Hace muchos años la opinión popular asumía que los psiquiatras sólo trabajaban con conflictos sexuales del inconsciente como resultado de la escuela de psicoanálisis del Dr. Sigmund Freud, hoy en día, la creencia más popular es que los psiquiatras sólo prescriben medicamentos.

Si entendemos a la psiquiatría como una neurociencia, resulta en que todo lo que hacemos, pensamos o sentimos afecta nuestro sistema nervioso central, de tal manera que el tratamiento es con medicamentos, psicoterapia o establecimiento de un programa de actividades para modificar el proceso de nuestra mente.

No todos los problemas emocionales requieren de tratamiento farmacológico razón por la cual es tan importante una adecuada valoración del paciente y, en caso de ser necesario, son los psiquiatras los expertos en el manejo de psicofármacos.

¿Cómo saber si estoy visitando a un especialista calificado?

Es importante que los médicos estén certificados ante la Secretaría de Educación Pública, es decir que cuenten con cédula profesional de especialidad y subespecialidad, además de los diplomas correspondientes a los cursos de alta especialidad o maestría de acuerdo a la oferta de sus servicios. Para garantizar la actualización en su formación, un médico especialista debe tener una vigencia en el Consejo Mexicano de Psiquiatría, cuya primordial función es la de certificar a los especialistas en Psiquiatría y en Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia, que reúnan los requisitos de conocimientos, experiencia y formación a través de un programa completo de especialidad llevado a cabo y acreditado, en una institución de educación superior y de salud, nacional o extranjera.

En los siguientes enlaces puedes consultar si tu médico psiquiatra está acreditado por el Consejo Mexicano de Psiquiatría y sus Cédulas Profesionales.

http://neighbor.mx/2018/08/27/que-hace-un-medico-psiquiatra/

Las fiestas patrias y el alcohol

Las fiestas patrias y el alcohol

Se acercan las fiestas patrias, momento perfecto para reunirse en familia o con amigos y sacar el gran espíritu que nos caracteriza a los mexicanos. Ya puedo saborearme un buen pozole o unas tostadas de pata, todo en medio de la verbena amenizada por el  mariachi, los fuegos artificiales y, por qué no, un buen tequila, pero ¿sabemos realmente los efectos de esos shots fiesteros?

Es momento de dejar de creer que el alcohol en pequeñas cantidades es “sano y recomendado por médicos”, toda sustancia que entra a nuestro cuerpo y afecta nuestra conciencia causa un daño a corto y largo plazo.

Sin entrar en términos científicos, es importante saber que la forma de asimilar el alcohol depende de nuestros genes y de nuestro género. Las mujeres asimilamos el alcohol más lento que los hombres, es decir basta con pequeñas cantidades en un tiempo corto para empezar a sentir cambios en el  cuerpo y en la conciencia.

Los niveles de alcohol en la sangre se reportan en miligramos por decilitro (mg/dl). La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció la Unidad de Bebida Estándar (UBE), una UBE equivale aproximadamente entre 8 y 13 gramos de alcohol. Un hombre adulto tarda aproximadamente una hora en metabolizar 12 gramos de alcohol y una mujer una hora y media.

Dependiendo de los grados de alcohol que tenga la bebida y la cantidad podemos saber cuantos grados aproximados de alcohol tenemos en sangre.

Para saber cuantos grados de alcohol hay en nuestro cuerpo saquemos la calculadora y hagamos un poco de números. Empecemos por identificar los grados de alcohol:

 

Tipo de bebida Grados de alcohol (variaciones por marca)
Mínimo Máximo
Cerveza 2.5 11
Vino 5 14
Aguardiente 28 60
Ginebra 35 40
Brandy 36 40
Ron 37 43
Tequila 37 45
Vodka 37 42
Whisky 40 62

 

Una vez identificados los grados de alcohol vamos a multiplicarlo por los mililitros ingeridos y esto por 0.80, y todo lo dividimos entre 100, el resultado nos dará los gramos ingeridos de alcohol puro, por ejemplo si el primo de un amigo tomó 3 caballitos de tequila que equivalen a aproximadamente 129 ml de tequila, con una graduación de 37, nuestro amigo ingirió 38.18 gramos de alcohol. [(37 x 129 x 0.80) / 100] = 38.18. Esta es solo la primera parte, para saber los grados de alcohol que se tienen en sangre es necesario saber nuestro peso, vamos a dividir los gramos de alcohol ingerido entre la multiplicación del peso por el factor de corrección del género, regresando al ejemplo anterior, el consumió 38.18 gramos de alcohol el cual vamos a dividir entre el resultado de multiplicar su peso, que es de 70 kg por 0.7, el resultado es 0.7 grados de alcohol en la sangre. [38.18 / (70 x 0.7)] = 0.7. Para las mujeres el peso se multiplica por 0.6. ¿Cansados de hacer números?, existen en la red muchos sitios en los que puedes consultar los gramos y grados de alcohol dependiendo del número de copas que consumas, solo recuerda verificar la fuente.

¿Qué cambios podemos observar en nuestro comportamiento dependiendo de la cantidad de alcohol que hemos ingerido? En 1932 Bogen estableció una clasificación de los efectos esperados del etanol dependiendo de las concentraciones en sangre, si bien ha tenido modificaciones se sigue utilizando hasta el día de hoy.

Con 10-30 mg/dl los cambios pueden ser imperceptibles, sin embargo nuestra capacidad para tareas que requieren una atención dividida se pueden alterar, por ejemplo hacer una llamada en medio de un entorno muy ruidoso.

Con 30-60 mg/dl se percibe sensación de euforia y aumento de la socialización, los tímidos cantarán y socializarán sin ninguna inhibición.

Con 60-100 mg/dl existe una franca desinhibición con pérdida del auto control, aquí es cuando se puede ser imprudente en las conversaciones o proporcionar información delicada de la que nos podemos arrepentir, los protagonistas de la fiesta ya son compadres y amigos del alma.

Con 100-150 mg/dl empiezan las alteraciones en la motricidad y el lenguaje, es decir la lengua se empieza a trabar y los movimientos son muy torpes.

Con 150-200 mg/dl la confusión mental es evidente, incluso ya no se pueden articular palabras y es muy difícil mantenerse de pie.

Espero lo anterior haya cumplido con el objetivo ser un poco mas conscientes sobre la cantidad de alcohol que tomamos y los efectos en nuestro cuerpo y mente. El cálculo de la cantidad de etanol en sangre no es para “evitar el alcoholímetro”, aunque este muy trillada la recomendación “si bebe no maneje”, es para saber que no es lo mismo tomar un tequila, una cerveza o una copa de vino, ya que contienen diferentes grados de alcohol, y que el tiempo entre una copa y otro debe ser suficiente para evitar que las concentraciones de alcohol suban en la sangre y hagamos o digamos cosas que pongan en peligro nuestra integridad física y moral.

Felices fiestas patrias y que ¡¡¡viva México!!!

http://neighbor.mx/2018/09/10/las-fiestas-patrias-y-el-alcohol/

¿Inmadurez emocional o trastorno bipolar (TBP)?

¿Inmadurez emocional o trastorno bipolar (TBP)?

Los antiguos griegos lo llamaban “manía” y “melancolía”, después Enfermedad maniaco-depresiva, y hoy lo conocemos como Trastorno Bipolar (TBP)

Comúnmente se piensa que una persona con TBP es alguien que pasa repentinamente de la felicidad a la tristeza, del odio al amor, o que en un mismo día experimenta un sin fin de emociones y cambios en su estado de ánimo. Sin embargo es muy poco probable que alguien con este comportamiento tenga trastorno bipolar, probablemente solo se trate de una inmadurez emocional. Y para reforzar esta confusión escuchamos canciones con melodías muy pegajosas en las que los títulos mencionan algo acerca de ser “bipolar” y que tienen frases como “no te quiero ver, si te quiero ver, no te quiero ver…”, otras como “No, Corazón bipolar porque río primero y luego tengo que llorar, porque la realidad es que digo que no te quiero y quiero regresar”, a esto lo llamaría, y aclaro no es un término médico “confusión emocional derivada de una inestabilidad emocional”.

El TBP es el resultado de una falta de capacidad del cerebro para regular las emociones debido a alteraciones en los sistemas celulares, químicos y eléctricos, los cuales se manifiestan por cambios muy marcados y sostenidos en el humor, con etapas recurrentes de depresión y manía o hipomanía.

En la etapa depresiva se experimenta de manera constante, todo el día y la mayor parte de los días por un periodo de por lo menos dos semanas, tristeza, desánimo, y falta de capacidad para disfrutar lo que antes era placentero, además puede haber cansancio, fatiga, enojo, falta o exceso de sueño, disminución o aumento de apetito y aislamiento, por mencionar algunos síntomas.

Antes de explicar en que consiste la manía e hipomanía quisiera aclarar que no existe el trastorno bipolar “bueno” o “malo”, en términos generales existen dos tipos de TBP, el I y el II. En el tipo I los pacientes presentan episodios de manía y en el tipo II de hipomanía. Seguramente te sigues preguntando ¿Qué es eso? Te lo explico, un episodio de manía es cuando de forma continua por varios días las personas se encuentran muy contentas y alegres, más de lo habitual, se sienten con mucha energía, tanta que incluso no necesitan dormir, y por las noches pueden realizar actividades que generalmente haríamos por las mañanas como pintar una casa o reacomodar los muebles. Hablan tan rápido que cuesta trabajo entender lo que quieren decir, en ocasiones gastan mucho dinero en cosas que no necesitan o que no tenían contemplado comprar, es tanta la euforia y la creencia de ser invencibles que pueden tener accidentes o conductas sexuales de riesgo. Cuando los episodios son muy graves se muestran muy irritables y enojados e incluso estar convencidos de tener poderes o habilidades especiales como leer la mente, adivinar el futuro, o querer salvar al mundo de una catástrofe. Este comportamiento causa una alteración en la vida familiar, laboral y social del paciente. En un episodio de hipomanía el comportamiento es muy parecido al de la manía pero de menor intensidad, los cambios son tan sutiles que en ocasiones pasan desapercibidos por el paciente, la alteración en la vida familiar, social y laboral es mínima o nula y no tienen ideas delirante, es decir la creencia de tener habilidades o poderes especiales.

Aunque el término TBP está de moda, desde hace muchos años se sabe que el 1 a 2% de la población lo padece, es decir un poco mas de 140 millones de personas en el mundo, 3 millones en México aproximadamente. La edad de inicio promedio es entre los 18 y 25 años, aunque también se puede presentar en niños y adolescentes.

Los pacientes con TBP tienen una esperanza de vida 8 a 20 años menos que la población general, presentan mayores tasas de adicciones, obesidad, enfermedad cardiovascular y suicidio, siendo este último la primera causa de muerte. La Organización Mundial de la Salud la considera como la sexta causa de discapacidad en el mundo. Por tal motivo la detección oportuna es importante y un gran reto, incluso para profesionales de la salud mental.

No todo el panorama es tan devastador, afortunadamente al día de hoy existen medicamentos lo suficientemente efectivos para los pacientes con TBP, y es gracias a los psicofármacos que pacientes que antes terminaban en las llamadas “granjas o manicomios para pacientes crónicos”, pueden estar integrados a la sociedad y realizar sus actividades como cualquier otra persona que no tiene este padecimiento.

Si bien el camino para el total entendimiento del TBP aún es largo, en todo el mundo son muchos profesionales de la salud que dedican su vida a la investigación y a proponer nuevas opciones de tratamiento. Cada cabeza es un mundo, cada paciente es diferente y a pesar se los avances en el área de la neurociencias aun resulta difícil descifrar completamente el funcionamiento de la mente humana, tan única e infinita.

Si el primo de un amigo o alguien cercano a nosotros presenta cambios en sus emociones ya sea de manera sostenida y repetida, lo que siguiere un TBP o de forma brusca y muy rápidas relacionado a una inmadurez emocional, y uno u otro provoca malestar general y disminución en su rendimiento laboral, social o familiar es importante solicitar la intervención de un profesional de la salud mental, ambas requieren atención.

¿Inmadurez Emocional o Trastorno Bipolar (TBP)?